EL CONFLICTO DEL FUTBOL.


Aunque no está relacionado directamente con la política, y en principio afecta a una parte de la población, me gustaría tratar brevemente el conflicto cruzado entre los jugadores de fútbol, la Federación y las radios.

Personalmente no tengo ningún interés hacia dicho deporte, pues considero que el balompié ha perdido todo su sentido de deporte, del sentimiento de equipo y pertenencia a un grupo con el que compartes dicha afición. Desde hace algunos años, se ha convertido en una máquina de hacer dinero (mal o bien gestionado) mediante la imagen personal del jugador, y no con las habilidades del mismo en el campo. Qué impresión produce que todos los artículos de consumo que se venden como masculinos, sanos y con sensación de poder o frescura, lleven asociada la imagen de un futbolista u “otros profesionales de los deportes de riesgo”.

Por otro lado creo que la disputa originada porque las radios tengan que pagar un dinero por retransmitir y/o entrar en las instalaciones de un campo, es algo que se tendría que dirimir entre las empresas implicadas. Las cadenas de radio privadas tienen que valorar si les compensa el abonar dichas cantidades o no.

La diferencia radica en las emisoras de titularidad pública. Éstas son financiadas con los impuestos de todos; por tanto, si es obligatorio que aporten un dinero por emitir esos partidos, habría que plantearse la opción de que ya no lo incluyan en la programación, o emitan simplemente los resúmenes o minutos estipulados en los contratos.

De esta forma evitaríamos otro gasto más (del que hablaré en otros comentarios) en las televisiones públicas, que es innecesario por no cumplir con su función de interés público, al exisitir alternativas gratuitas (al menos para el contribuyente) en otras emisoras.

Además, si con la crisis económica, social e institucional que tenemos, hay que sumarle otro colectivo supuestamente agraviado, la sociedad española comprobará que en algunos ámbitos de la sociedad hay privilegios, máxime cuando implican y benefician a aquellos colectivos que protestan y tienen más capacidad de convocatoria.

Por supuesto, están en su derecho de protestar todo lo que quieran. No sé qué pasaría con un país sin fútbol durante 1 mes. Lamentablemente, no creo que yo lo vea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: