Los sindic-hartos


Durante los últimos años, los representantes de los 2 grandes sindicatos, UGT y CC.OO. han demostrado una sensibilidad especial hacia el resto de los ciudadanos, tanto a los que son afiliados a cualquier sindicato, como al resto.

Que con casi 5 millones de parados y una crisis que nos lleva arrastrando casi un lustro, sean tan cretinos de darse por enterados ahora de los “sacrificios” impuestos por Europa, es síntoma de que han perdido el contacto con la calle. Una vez más demuestran que cuando tienen que recibir ingentes cantidades de dinero son los mejores, olvidan su labor “obrera” y se pliegan al capital, los mercados y las subvenciones absurdas

Es indignante que con la que está cayendo, estos señores tengan que cobrar parte de mi nómina, para hacer estudios, cursos y otros servicios que desde luego a mí no me benefician. Ahora pretenden movilizarse, hacer un amago de huelga, como la del año pasado, sólo para justificar su sueldo.

La solución real es que los gastos que tengan sean sufragados con sus cuotas sindicales, de sus afiliados, sin que nadie tenga que aportar un “impuesto revolucionario”. Está comprobado que ambos sindicatos han servido de correa de transmisión del Partido Socialista, en vez de dedicarse a la defensa de los trabajadores.

Asimismo, han priorizado su ideología y ataque al Partido Popular y a los empresarios, dando a entender que son los culpables de esta crisis. La realidad palpable es que si una empresa no crea empleo, no contrata a personas o se arriesga a sacar un nuevo producto a la calle, es por el cada vez más complejo mercado laboral, que no premia la contratación, sino el posible despido futuro. Todo ello sin hablar de las trabas que ponen los delegados y liberados al trabajo normal del resto de compañeros.

Me parece a mí que muchos de los millones de parados que llevan meses sin encontrar trabajo, podrían estar contentos con tener un trabajo, un salario y una utilidad a la sociedad, sin pensar en que el día posible de su despido, cobre 256 ó 343 euros de indemnización.

Como dice a menudo Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, la mejor política social es el empleo. ¡Qué gran verdad!.  Un desempleado que tiene derecho a prestación es una persona que no sólo no aporta nada a la Seguridad Social y a los impuestos, sino que recibe un dinero del Estado. Multiplicado por miles de personas, es un quebranto muy importantes para las arcas del Estado.

Conclusión: Estos sindicatos de carácter político deben ser reformados, canceladas las subvenciones, fiscalizadas sus cuentas y afiliados y reformuladas sus funciones.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Luis
    Sep 05, 2011 @ 23:23:43

    ¡Totalmente de acuerdo contigo!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: