Madrid, Madrid, Madrid. (I)


Este fin de semana he aprovechado para disfrutar un poco de la tranquilidad de la ciudad en los días no lectivos para el normal de la gente de Madrid. El disfrute del centro de la ciudad, desde la Plaza de la Ópera hasta la zona de Atocha, te permite recorrer en pocas horas una parte muy importante de Madrid, y hacerte una idea aproximada de las partes más históricas de nuestra capital.

Desde la estación de Metro de Ópera, y después de ver el mini museo dedicado a las excavaciones encontradas en la rehabilitación de la Plaza, hemos bajado hasta el Palacio de Oriente, comprobando que el teatro y todo el conjunto del Palacio son una de las visitas y vistas imprescindibles.

A un lado del Palacio, los jardines de Sabatini, la vista parcial del Campo del Moro y los edificios del Senado y de la Plaza de España, y al otro la Catedral de la Almudena. La vista del patio central del Palacio de Oriente, el paseo peatonal por el frente del mismo, y la vista del paseo perpendicular de estatuas, conforman un paraje muy bonito.

Una vez que terminas el edificio del Palacio, se alza un pequeño espacio que le separa de la Catedral. Ésta se alza imponente sobre el cielo de Madrid. Lamentablemente, la vista hacia el Campo del Moro, que antes se vislumbraba desde aquí, ha sido cerrada debido a la construcción de un nuevo museo. Dentro de la Catedral, observamos un edificio muy actual, con unos techos cubiertos de pinturas “recientes” y vidrieras modernas.

Una poco más adelante,  puedes contemplar una parte del Campo del Moro mediante la vista que se muestra desde el Viaducto, puente que antiguamente era famoso por la cantidad de suicidios que se producían.

Retrocedemos unos metros y nos adentramos en la calle Mayor, una de las más castizas de Madrid, que alberga varios edificios oficiales (oficinas del Ayuntamiento, como la antigua sede de éste, y otras dependencias). Recorriendo esta vía, justo antes de llegar a la Plaza Mayor, si giras la cabeza a la derecha, podrás contemplar un nuevo Mercado de San Miguel, rehabilitado recientemente por el Ayuntamiento de Madrid.

Este mercado conserva gran parte del encanto de los mercados antiguos, se ha convertido en un espacio en el que disfrutar de unas tapas, comida de autor o tiendas con productos de una calidad mayor de la habitual. Eso sí, los precios van en consonancia con esa calidad; dependiendo de tu elección, sobrepasa tu humilde presupuesto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: