Respuesta a Enrique Gil Calvo. El País 17 de Octubre.


El pasado lunes, el diario El País acogía una “interesante” opinión de Enrique Gil Calvo en la que comparaba el perfil anterior de Rubalcaba, al que evidentemente daba como perdedor, con las cualidades de Rajoy (y el PP) para el cargo de Presidente del Gobierno. El artículo está publicado en el País del pasado 17 de Octubre:

http://politica.elpais.com/politica/2011/10/16/actualidad/1318802338_602630.html

Como siempre, la mayoría de los que opinan en los periódicos de la izquierda, cuando es el PP el que puede llegar a gobernar, se ponen la venda antes que la herida y sacan a pasear los perjuicios y prejuicios. Esto no lo he visto ni leído yo cuando la izquierda se dispone a sentar sus reales en las sillas del poder.

Empieza Don Enrique asegurando que hace el análisis de la figura de Rajoy debido a un “prurito de imparcialidad deportiva”, pero a continuación se marca un gol en propia puerta, con la frase “generando un clima de opinión que tiene mucho más de resignado fatalismo que de entusiasta adhesión“. Por tanto, cuando es la derecha la que recoge los votos es por el mal menor, no porque reúna las virtudes predefinidas por la izquierda.

Se pregunta el autor si “es justo que gane las elecciones el partido que presidió la formación especulativa de la burbuja inmobiliaria cuyo estallido ha causado la crisis actual para la que hoy se presenta como solución“. Pues bien, él mismo se responde con lo contrario de lo que se pregunta, y por ello vuelve a dudar de la capacidad de Rajoy y el PP….. ¡por su supuesta impopularidad entre los votantes!.

Asegura que “no parece haber más solución para poner fin a la ruinosa deriva actual que cambiar al equipo gobernante, aunque haya que elegir para ello a un candidato tan impopular y poco atractivo como Rajoy“. Es decir que aunque es la derecha la que ha provocado esta crisis (después de casi 8 años de Zapaterismo, cuánto poder acumula aún la derecha), parece ser que no hay más remedio que aceptar que la gente quiere que vuelva el PP, pero sólo por la retirada de ZP, no por las habilidades del candidato del Partido Popular. Me permito recordar al Sr. Gil que el que gobierna no tiene que ser simpático ni guapo, sino eficiente. Yo no quiero un conductor de autobús de 25 años, modelo de pasarela y borracho como una cuba, que lleve a mis sobrinos al colegio cada día.

Un poco más adelante, en otro de sus temores, advierte a la ciudadanía cabreada, casi con tono de apocalipsis, que “lo que nos jugamos es el cambio hacia un régimen de partido hegemónico donde no haya oposición digna de ese nombre, si es que el PSOE se hunde y el PP vence por una holgada mayoría absoluta“. Por partes: si la oposición ¿digna? es el PSOE, es una pena, porque el país (España, no el periódico global) no puede existir sin una izquierda fuerte. El PP no puede gobernar con mayoría absoluta por que es un peligro para España (y no lo es en cambio que seamos rehenes políticos del nacionalismo excluyente). Régimen de partido hegemónico… depende de los votantes, no del que reparte carnets de democracia. Cuando el PSOE, en 1.982, sacó 202 escaños, creo que era un cambio importante, el inicio de un periodo de la nueva izquierda…

Justo después, para reafirmar su maravillosa idea de la democracia, le pega otro leñazo a la demagogia recurriendo a la memoria histórica, pero desde su ángulo, ya que no tiene otro para defender su postura que atacando al contrario por su pasado y los complejos que según él arrastra. La frase es digna de enmarcar:  “Un PP que no solo es heredero de Fraga y de Aznar sino que además entronca con la peor tradición de la derecha española, que se remonta mucho más atrás de la dictadura franquista hasta el caciquismo territorial de la restauración canovista“. ¿Recordamos las palabras de socialistas ilustres del pasado siglo, pronunciadas en el Congreso y que hacen el llamamiento a la lucha armada, el derramamiento de sangre o la quema de iglesias?. ¿O mejor nos remontamos a la II República, y las luchas intestinas entre facciones de la izquierda, después de destruir literalmente las estructuras del Estado?.

Aunque hay mucho más que escribir sobre ese artículo, acabo con 2 frases en las que de nuevo destila odio mezclado con melancolía y prejuzga acerca del Gobierno de Rajoy. Adelanta como pitoniso las conclusiones de la gente dentro de unos años, cuando vuelva la crisis (¿se ha ido ya?). “La luna de miel entre Rajoy y su electorado podría ser muy breve, terminando en cuanto la crisis arrecie de nuevo“. Gracias, Don Enrique, le ha costado, pero aquí es donde por fin reconoce que el PP es el que puede sacar a España del atolladero.

El remate, ya de manicomio, lleva al escritor a confundirse otra vez y a juzgar a Rajoy por su forma de ser, cuando no tiene ni punto de comparación su experiencia de gobierno en diferentes Administraciones con la que tenía Zapatero cuando llegó al poder. Es lapidaria, si no fuera por triste, la conclusión sobre la capacidad general de Rajoy: “Su carácter tiende a la prudencia, al conformismo, a la pasividad, a la indecisión, pues no es un hombre de acción sino más bien de contemplación. De ahí que presuma de previsibilidad, cuando lo que hoy se precisa es justo lo contrario: audacia, capacidad de improvisar, rapidez de reflejos“. La rapidez de reflejos es propia de Rubalcaba, que ha permitido, alentado y votado en mayo de 2.010 las medidas del Gobierno del PSOE (impuestas por Europa) 2 años después de que la crisis estuviera asentada en nuestro país; la audacia corresponde al que lleva improvisando 1 legislatura, dando y quitando dinero, pero sin eliminar subvenciones y demás gastos inútiles.

Concluyo rogando al Sr. Gil que no juzgue al Sr. Rajoy por algo que no ha hecho todavía, por su carácter y por la posibilidad realde que llegue algún día al Gobierno. El hecho de que vuelva el PP a la Moncloa tiene un nombre: democracia o alternancia de poder. Si esto no es suficiente para Ud. es por que sabe de sobra que la derecha SÍ soluciona los problemas del día a día, mientras su amada izquierda prefiere dedicarse a repartir el dinero, recortar la libertad del individuo y manejar nuestra vida desde el Estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: