Las causas de la izquierda: Los trajes de Camps.


El título de esta reflexión es referida al caso ya cerrado de los trajes de Camps, a lo que haré referencia más tarde.
Como siempre ocurre en todos los ámbitos, la izquierda no acepta los resultados de las urnas y está dispuesta a todo para cambiar la situación (violencia y calle incluidas). De eso tenemos muchos ejemplos, que muchas veces han tenido éxito y algunas han sido inútiles. En otras entradas de este blog he hecho referencia a la guillotina.  Si echamos un vistazo a nuestra historia reciente, podremos recordar varios ejemplos de ello:
– Poco antes de las elecciones de 1.996, la ETA, terroristas a sueldo de la izquierda radical y violenta vasca, intentaba asesinar al entonces candidato a la presidencia del gobierno, José Maria Aznar. El coche blindado hizo su trabajo y Aznar salvó su vida por puro azar.
– En 2.004 se produce el mayor atentado en España, con casi 200 muertos. Ocurre 3 días antes de unas elecciones generales y eso da la vuelta al resultado previsible, con la ayuda de la izquierda en la “indignación” social, la utilización del miedo  y la movilización partidista.

En el ámbito regional y local se pueden contar algunas cosas:
– En la presidencia de la Comunidad de Madrid, también en periodo pre-electoral, la izquierda ha utilizado a ONG, sindicatos y asociaciones afines en su propio interés. ¡ Como olvidar (yo mismo lo he sufrido) los sabotajes al metro y autobuses, las protestas en los mítines del PP y el acoso a las sedes del PP.
– El actual Ministro de Industria, José Manuel Soria, en su etapa de vicepresidente del Gobierno de Canarias, también fue involucrado en un falso regalo de unos viajes a cargo de una empresa – Caso Salmón-. Presentó los papeles y todo se terminó pero no recuerdo ni una disculpa de perdon por lo que le dijeron.
– A otros miembros del PP canario, algunos alcaldes y concejales les detuvieron asimismo por otros supuestos cargos que luego eran mentira. Llamaron a las televisiones para que lo transmitieran en directo.

Una de las campañas mas repulsivas y mediáticas que ha emprendido la izquierda es la de los mal llamados trajes de Camps.  El PSOE nacional y su vertiente valenciana (PSPV) emprendieron no hace mucho una campaña de desprestigio a una sola persona.  Lo grave de todo es que no se debía a la forma de gobernar, algo que a todos nos parecería lógico, sino por un supuesto regalo de unos trajes. Desde el momento en que se comenzó a hablar de ello, se asistió a una de las mayores manipulaciones que se haya visto. La maldita envidia, la imposibilidad del Partido Socialista y del resto de la izquierda de derrotar al PP de Camps en las urnas, fue el único motivo que les llevó a montar ese desquiciado aquelarre. Cuántos ríos de tinta de desprestigio, tamaña bilis de odio, dosis ingentes de lamentable suciedad democratica. Si por 3 trajes se organizó tal zapatiesta, la reflexión que me hago es: A qué esperan sus homólogos andaluces para lanzar un SOS ante las presuntas mangancias de la Junta de Andalucia, los gallegos de la corrupción de Pepiño o los varios casos de los PSC catalanes.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Pedro Sanchez Guerrero
    Abr 14, 2013 @ 18:27:46

    No se de qué te extrañas. Ya sabes,lo sabemos todos, que la voz de la izquierda siempre es la misma: GANAREMOS EN LA CALLE LO QUE NO PUDIMOS GANAR EN LAS URNAS

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: