Publicidad en TVE.


Cada cierto tiempo, ya sea por parte de las televisiones privadas o de los propios anunciantes, se produce la discusión de si es o no conveniente que vuelva la publicidad a TVE.
Recordemos que la decisión inicial, tomada en pleno Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, supuso entonces revolucionar la forma de ver la televisión en los diferentes canales públicos de TVE. En RNE, emisora de radio del grupo RTVE, desde siempre ha sido costumbre no admitir publicidad en ninguno de sus emisoras.
Cuando se decidió que TVE dejara de emitir anuncios ya estaba la crisis en sus inicios, pese a que desde el Gobierno Socialista se negaba por todas las vías. Ya entonces se renunció a que, en la medida de sus posibilidades, una empresa, aunque pública, tuviera beneficios, o las pérdidas habituales resultaran menos abultadas para las arcas del Estado.
Con aquella decisión, recordemos política, se impuso un modelo en el que el Estado dejaba de ganar mucho dinero, pero a cambio se obligaba a unas empresas privadas de telefonía la obligación de contribuir al sostenimiento de la televisión pública.
Con estos mimbres, en TVE se ha producido una contradicción. La falta de inversiones por no tener ingresos directos por publicidad ha provocado 2 consecuencias relacionadas.
Cuando se dejó de recibir un dinero directo de la publicidad de las empresas, los canales dependientes de TVE tuvieron que dedicar más tiempo a programas, ya que si un porcentaje del día se iba en anuncios, ahora el 100% de las 24 horas se debería cubrir con programación. Esto ha obligado a llenar muchas horas con incremento de los programas en directo, como telediarios, magacines y otros. Que un programa, en vez de durar 1 hora, dure 2 y con la ausencia de anuncios puede provocar en el espectador un cansancio y una falta de interés.

Si a esto sumamos que la competencia es cada vez mayor, con canales temáticos, generalistas y las franquicias de los de siempre, cada emisora tenderá a una cuota de pantalla cada vez menor. La trampa que hacen las grandes cadenas (incluido TVE) es que si suman todos los canales que forman parte de su Grupo, la cifra es mayor y la pérdida de audiencia de cada emisora se camufla con el cómputo total. El problema para TVE es que la oferta de canales secundarios no es “comercial”, pues ha renunciado a dar la batalla de los ingresos y esto redunda en una bajada de su audiencia.

La 2ª consecuencia importante es que justo por la falta de inversiones se produce una bajada de la audiencia. Se quejan desde la izquierda que TVE ha sufrido una bajada importante de su audiencia, sobre todo en el canal principal, La1. Esto es porque la programación del resto de canales (La2, Clan, 24H,) no requiere tanta inversión como en el canal más visto. Si realmente quieren que la1 tenga audiencia, es imprescindible gastar dinero, ya que la cadena comercial no puede basar su programación en lo mismo de siempre. Si no hay dinero para deportes, programas de entretenimiento con medios técnicos y figuras importantes a los que pagar un  sueldo acorde, ¿cómo se va a compatibilizar competencia, ahorro y programación atrayente?.

Mi opinión de todo esto es que, pese a que la vuelta de la publicidad pudiera perjudicar en parte a las cadenas privadas, las empresas de publicidad importantes suelen dedicar mucho dinero a los anuncios, y por eso tienen presupuesto para gastar en todos los canales, aunque sea campañas más pequeñas o baratas. Tenemos que poner en una balanza la falta de inversiones de una televisión sin anuncios y con programación menos atrayente en la que no hay una fuente de ingresos, u otra televisión comercial, con su competencia, sus anuncios y la posibilidad de generar dinero en forma de publicidad.

Una solución intermedia sería que las cadenas del grupo de RTVE dedicadas a “servicio público” como La2, Clan, y los programas informativos o infantiles (de todas las emisoras) estuvieran exentos de anuncios, mientras que el resto podrían tener una publicidad diferenciada, de más calidad, o acorde al tipo de programa o emisora en la que se emite.

Anuncios

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. andalindes
    Jun 16, 2013 @ 00:43:04

    Un análisis correcto de la situación, el problema como siempre radica en que las decisiones finales recaen sobre cargos políticos que desconocen el tema sobre el que deciden, es cierto que una TV pública no debe guiarse por criterios comerciales como el ámbito privado, pero sí debe asegurar su propia viabilidad mediante diversas fuentes de financiación.

    La necesidad de suplir carencias en la programación de las TV privadas en temas de escasa audiencia hace obligatorio que sus financiacion no sea exclusiva a base de presupuestos públicos y mordidas a los grupos privados.

    Carecer de publicidad no hace que el producto final sea de mayor calidad , elegir a los mejores profesionales para dirigir el grupo sí.

    Tan importante como asegurar una fuente de ingresos estable y diversa, sería evitar la politización del ente público.

    Responder

  2. El Quicio de la Mancebía
    Jun 28, 2013 @ 18:23:07

    Muy bueno su blog, sí señor.
    Saludos.
    EQM

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: