Mareas de odio, por Hermann Tertsch


Hermann, en su línea. Deja clara la verdadera cara de los “protestantes”.

MarianoDigital

Las caras de odio de quienes querían expulsar del hospital a una mujer en gravísimo estado han hecho añicos una confianza básica

UN grupo de unos cien «trabajadores de la sanidad» del Hospital de La Paz se manifestaron ayer en contra de la presencia en este centro de Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, gravemente herida en un accidente de motocicleta dos días antes. Los cien «batas blancas» exigían a gritos que Cifuentes fuera trasladada a un centro hospitalario privado por su supuesta hostilidad a la sanidad pública. Si a Cristina Cifuentes la hubieran llevado a un centro privado habrían salido con seguridad a poner el grito en el cielo estos mismos u otros sindicalistas que no estuvieran demasiado ocupados en malversar fondos. Y habrían dicho que no acudía a la pública porque la sabía degradada por los «recortes del PP».

Da igual recordar que Cifuentes…

Ver la entrada original 480 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: