Vindicación de Agar (Relato de Tumbaollas . Colaboración Externa)


Saray se sintió dichosa en las tiendas de Abram, en el encinar de Mamré, en Hebrón. Trescientos ocho esclavos, magníficas cosechas de cebada, ovejas, vacas, asnos, camellos, bien cumplen las expectativas de una esposa. Atrás quedaban las penurias, la hambruna, el horrible viaje de ida y vuelta a Egipto. Sólo faltaba dar descendencia a Abram; pensó que era un buen momento y que la felicidad que sentía sería su mejor baza para quedar embarazada. Pero no fue así; las cosechas se sucedían y no quedó encinta.

 
La sombra y la pena se ciñeron a su corazón; recogida en su tienda pasaba los días en la melancolía de añorar lo que no tenía. Su bella esclava egipcia Agar era su único consuelo. Sobre las esteras del fondo de la tienda lloraban juntas, se abrazaban; aveces Agar conseguía una furtiva risa de Saray. Agar bebía las lágrimas de Saray besando su rostro y su boca: se amaron mucho, en silencio, en secreto. Se amaron como dos mujeres dominadas pudieran hacerlo: siempre ocultas, a ratos con risa, a ratos con llantos.
 
Una mañana lluviosa lo decidieron: Saray propondría a Abram que se acerque a Agar y concibiera el hijo que ella no podía darle. Agar por amor a su señora estaba dispuesta a dar un hijo a Abram. Así se hizo y Agar quedó encinta. Agar se sintió dichosa: iba a ser madre y haría feliz a su amada señora. Pero no fue así. A Saray le invadió el veneno de los celos; enloqueció y pensó que el hijo de una esclava heredaría la casa de Abram. Comenzó a maltratarla y a Agar no le quedó más remedio que huir de su presencia.
 
La encontró el Ángel de Yahvéh y la ordenó volver con la promesa de que multiplicaría su descendencia de modo que su número no se podría contar. Agar dio a luz un hijo de Abram al que llamó Ismael. Creció el niño en las tiendas de Abram y el día que fue destetado se organizó un gran banquete. Pero el veneno inoculado al corazón de una mujer no desaparece con facilidad y Saray dijo a Abram: “Echa a esta esclava y a su hijo”.
 
Madre e hijo anduvieron errantes por el desierto de Beer-Seba hasta que se acabó el odre de agua. Entonces, Agar se sentó a la distancia de un tiro de arco de su hijo para no oírle gritar. Y se decía es mejor el deseo de tener un hijo que el hijo mismo pues me ha traído la desgracia y he de verle morir de sed. Amé a una mujer y ella me ha abandonado, comprendo que es mejor la cacería que el animal cazado; es un placer la fantasía de un deseo y un fracaso la obtención del mismo.
 
Y el ángel de Yahvéh, desde el cielo, llamó a Agar y la conminó a coger al niño y abriéndole los ojos apareció ante sí un pozo. Y Dios protegió al chico que creció y habitó en el desierto y llegó a ser tirador de arco. Ismael, que significa “Dios me escucha” engendró a doce Príncipes; de su estirpe nació Mahoma y la envidia y la venganza nos acosan y persiguen pues un grano de arena o una roca en el agua se hunden de la misma forma.
Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. andalindes
    Nov 02, 2013 @ 23:45:44

    Un relato precioso, lástima que la moraleja como ocurre con todo lo bueno es ignorada, y generación tras generación los humanos nos empeñamos en intentar convertirnos es seres irracionales,,, gracias por hacernos meditar, espero que al menos sirva para darnos cuenta de lo equivocados que estamos en cuestiones tan elementales.
    Un saludo

    Responder

  2. andalindes
    Nov 04, 2013 @ 15:28:52

    Es peor todavía , hay muchísimas personas que tienen el mismo conocimiento que Don Tumbaollas, pero por miedo o ignorancia, no son capaces de reconocerlo, por suerte la evolución aunque lenta es constante ( sí , ya se , en algunos MUYYYY lenta, jejej).
    Un saludo

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: