Carta abierta de Ángeles Pedraza a la sociedad española


Hoy de nuevo quiero aportar algo que no he escrito yo, pero me parece muy importante poder reflejarlo en todas las páginas, blogs y colaboraciones que sean menester.
He escrito a la autora de esta carta abierta que reproduzco a continuación. Me ha autorizado a reproducirla, algo que hago con respeto y admiración. Como sabréis muchos, es la presidenta de la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo). Representa a todos los que directamente o en las carnes de sus familiares y/o amigos han sufrido los atentados terroristas de ETA y otras organizaciones.
La labor que desempeñan las diferentes asociaciones y fundaciones se plasma en iniciativas encaminadas a no olvidar el recuerdo de aquellos días, impedir que los asesinos, los intimidadores y los colaboradores de aquellos sean beneficiarios del buenismo o la dejación del Estado. Ojalá no tuvieran que dar la cara los diferentes portavoces, miembros y amigos, ojalá no tuvieran que dedicar parte de sus vidas al recuerdo, ojalá esas horas gastadas en esta noble tarea fueran usadas para leer, pasear, hablar en familia o acudir a una exposición, película o similar.
Ángeles, no sé si leerás este comentario previo a tu carta, pero si alguien te lo acerca, sólo dos palabras: “Muchas Gracias“.
 
Dedicado especialmente a D. Fernando Altuna, víctima directa de ETA por ser hijo de un asesinado; colabora en el Blog de Santiago González, a quien éste dedica hoy una de sus aportaciones de su espacio diario.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Queridos amigos,

Mi nombre es Ángeles Pedraza y el 11 de marzo de 2004, el terrorismo me arrebató a mi hija de las manos. Hace 5 años, el 11 de junio de 2008, me senté frente al ordenador para escribir una carta a la sociedad, a los políticos, a los jueces… a todo aquel que quisiera leerme. Los medios la titularon “Han matado a mi hija y no sé lo que hacer”.

Han pasado 1980 días desde aquella carta en la que expresaba mi impotencia al terminar el juicio del 11-M. Seguía sin saber quién decidió que la vida de mi hija Miryam terminara aquella mañana maldita junto con la de otras 190 personas.

Leo ahora aquellas líneas de desesperación y veo cosas que podría haber escrito perfectamente estos terribles días que me están tocando vivir como persona, como víctima y como presidenta de la AVT.

Hoy, 9 de noviembre de 2013, vuelvo a sentarme delante del ordenador para contarle a todo aquel que quiera escucharme o leerme que tengo miedo a la soledad ante la que nos han obligado a luchar a las víctimas del terrorismo. Hoy me siento muerta en vida al igual que muchísimas víctimas que no saben dónde acudir y qué hacer con su dolor.

Hoy hago mío el dolor de todas esas personas que en estos días han visto como el asesino de su padre, su madre, su hijo, su hija, su hermano o su hermana ha salido a la calle con una sonrisa. Unas sonrisas de maldad que se han clavado directamente en mi corazón como una puñalada trapera. De esas que nunca esperas.

Porque yo creía en la Justicia. Creía en un Estado de Derecho al que se le llenaba la boca de buenas palabras hacia las víctimas del terrorismo. Creía en unos políticos que nos prometían defender nuestra Dignidad con todas sus fuerzas. Creía en una sociedad que estaba con las víctimas y alzaba sus manos blancas al cielo tras cada injusticia.

Hoy hago mío el dolor de todas esas víctimas del terrorismo que estos días han visto como les arrebataban el único derecho que les quedaba: el de la Justicia. He escuchado llorar a madres que perdieron a sus hijos hace más de 20 años cuando el terror acabó por sus vidas. Lloran 20 años después porque les han quitado el mínimo consuelo que tenía: sus asesinos estaban en la cárcel cumpliendo una condena por el crimen cometido. También he visto derrumbarse a hombres que sobrevivieron a atentados brutales al ver sonreír a la asesina que intentó acabar con sus vidas.

¿Por qué este dolor? ¿Por qué esta impotencia? Porque la traición ha llegado de aquellos que tenían que protegernos. Porque han visto a los jueces que velan por la Justicia en este país correr a toda prisa para soltar a estos asesinos. Porque han asistido atónitos y avergonzados al silencio de los políticos a los que ellos votaron porque confiaban en su labor para que se hiciera Justicia y se respetara su Memoria.

Hay una frase que escuchamos muchos continuamente: “Cuando la política entra por la puerta, la Justicia sale por la ventana”. Y eso es lo que pretenden los políticos: anestesiarnos y hacernos ver que no ha pasado nada. Pero no podemos olvidar. Los españoles no pueden olvidar el dolor sufrido durante más de cincuenta años de terrorismo que ha destrozado la vida de miles de personas. Y las víctimas no podremos olvidar nunca que aquellos que nos mataron o intentaron matarnos han salido de la cárcel sin haber cumplido sus condenas.

Nos mienten. Nos manipulan. Yo me siento engañada. Me siento estafada. Y me siento hundida. Al igual que en aquella carta de impotencia de hace cinco años, no sé qué hacer. No sé qué podemos hacer las víctimas del terrorismo para que nos escuchen y se cumpla eso de Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia. Palabras que han llenado las bocas de los políticos en incontable ocasiones para arañar algún voto y que hoy están vacías. No valen para nada.

Porque las víctimas estamos solas. Porque yo me siento sola en esta lucha para conseguir Justicia para mi hija y para los más de mil asesinados y miles de heridos por el terrorismo que ha habido en España. Porque encima tenemos que soportar como nos insultan y desprecian sólo porque buscamos la Justicia que merecen nuestros familiares. Nos insultan día a día porque queremos Dignidad.

¿De verdad podemos generar tanto odio unas personas a las que el terrorismo destrozó nuestra vida y qué lo único que queremos es Justicia? ¿De verdad nos desprecian tanto? ¿De verdad la sociedad va a dejarnos de lado y se va a poner con esos que quieren que haya borrón y cuenta nueva? ¿De verdad tanta muerte va a quedar impune?

No sé qué hacer. No sé a quién recurrir. ¿Va a permitir el Estado de Derecho esta impunidad? ¿Van a dejar que haya más de 300 asesinatos terroristas sin resolver y quedarse tan tranquilos? ¿Pueden dormir tranquilos nuestros políticos y los jueces de este país con lo que están haciendo? ¿No les pesará ningún cargo sobre su conciencia?

Me despido tal y cómo empecé esta carta. Lanzando un mensaje a la sociedad: por favor, ayudadme, no sé qué hacer. ¿Es posible que la sociedad española, que todos vosotros, los que estáis leyendo estas líneas, os quedéis de brazos cruzados ante tanta injusticia? Creo que en vosotros, creo en la sociedad española porque día a día nos demostráis que estáis con las víctimas del terrorismo. Por eso, en estas líneas, os pido ayuda. No nos dejéis solas. No permitáis que sigan pisoteando nuestra Memoria.

Ángeles Pedraza
Víctima del terrorismo y presidenta de la AVT

http://www.avt.org/

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. viejecita
    Nov 11, 2013 @ 21:14:16

    Muchas gracias por poner la carta, Don Hector.
    Yo la había intentado leer varias veces, sin conseguirlo, que me daba error de enlace…

    Responder

  2. Angel Zurita Hinojal
    Nov 13, 2013 @ 22:55:00

    Felicitación, Héctor.
    Tu manejo del medio sirve a la razón y la justicia y a ti te honra.
    .

    Responder

    • hdayala
      Nov 13, 2013 @ 23:07:08

      MMm, gracias, Ángel. Sólo pretendo hacer ver a los 4 despistados que me leen , que la lucha (sin la acepción de violencia) sirve al menos para dar visibilidad a aquellos que dan voz a todos los que pensamos igual que ellos, pero sin esa exposición mediática.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: