El vodevil de La Corrala Andaluza


Hace unos días se ha producido en Andalucía un hecho que ha desembocado en un vodevil digno de las mejores representaciones de Broadway. Las protestas provocadas por un colectivo llamado “corrala utopía” ha movilizado de forma sorpresiva a la Consejería de Vivienda de la Junta de Andalucía, gobernada por Izquierda Unida, dentro del Gobierno de la Junta de Andalucía.

La Junta es ahora mismo la suma de dos partidos: Partido Socialista e Izquierda Unida; a este último les asignó la nueva Presidenta 3 consejerías, que están utilizando en su propio beneficio. La manipulación que se produce desde la coalición, haciendo demagogia y aplicando su propio programa comunista, es lo suficientemente grave como para que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, haya intentando tomar cartas en el asunto.

Si por una protesta de afines a IU, la Consejería gobernada por dicho partido ha decidido que los okupas sean realojados, se pone de manifiesto que a ellos sólo les interesa la publicidad, la defensa de sus propios votantes y la propaganda de su propio ideario, mientras que les da igual las necesidades reales del resto de la población de Andalucía (parece que ese colectivo tiene más derecho que otros a tener una vivienda). Es el comunismo –que tanto se supone que mira por los desfavorecidos– el que después de todo perjudica a 12 mil familias que están inscritas en las listas de espera para recibir un piso.

La Presidenta Susana Díaz en un primer momento hizo lo que tenía que hacer, pero de forma más blanda de lo necesario, ya que en vez de despojar a la Consejera de todos sus cargos, únicamente publicó un decreto en el que le quitaba parte de sus competencias (exclusivamente en aquello que afectaba a los temas de adjudicación de viviendas). Después de una negociación entre las cúpulas del Partido Socialista e Izquierda Unida (recordemos también a nivel nacional, pues estaba incluido en ellas Cayo Lara) se produjo el paso para atrás de la Presidenta Díaz, pues salió publicado otro decreto que, anulando el del día anterior, a su vez devolvía las competencias a la consejera y se quedaba el asunto como al principio.

En mi opinión, la segunda parte del conflicto es la que no ha sabido gestionar la Presidenta. Si desde el minuto 1 cesa directamente a la consejera, o la desautoriza públicamente, ésta no habría tenido más remedio que hacer caer el gobierno o dimitir de sus cargos;  está visto que es Izquierda Unida la que ha conseguido que la Presidenta se eche para atrás en su idea inicial. Supone, en resumen, que se han salido con la suya los que, protestando, han conseguido para ellos lo que la Administración no ha conseguido para los otros 12.000 que están esperando en la lista de espera oficial.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. viejecita
    Abr 17, 2014 @ 14:20:57

    Don Hector
    Le dejo un enlace.
    Es al blog Desde El Exilio, y a un hilo donde se habla de este mismo tema. Y aunque yo he puesto un par de posts, no voy a copiar aquí lo que haya dicho allí , que yo allí pinto todavía menos que en La Argos, lo cual ya es decir, y hay personas muy puestas en cada tema que tratan, y a lo más que puedo llegar es a poner alguna observación pedestre, pero seguramente a usted le divertirá el blog…

    http://www.desdeelexilio.com/2014/04/16/verguenzas-andaluzas/

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: