Expedientes disciplinarios abiertos en las Huelgas


Cada vez resulta más habitual encontrar en nuestras ciudades multitud de protestas, manifestaciones o huelgas convocadas por los colectivos más diversos (sindicatos, organizaciones de trabajadores de determinadas ramas laborales, grupos antisistemas, plataformas).
Por todo ello, y debido a la gran cantidad de protestas, es fundamental una regulación del derecho de huelga, para que los convocantes -y los que los apoyan- sigan teniendo su derecho a la libre manifestación, y también el resto de ciudadanos puedan transitar y usar los servicios públicos que puedan verse afectados por las decisiones de aquellos.
Hoy me quiero detener en un punto que es siempre común en los conflictos laborales que desembocan en huelgas, más aún si afecta a servicios públicos ofrecidos por las distintas administraciones.

Estos días hemos asistido (y sufrido) a una larga huelga de los conductores de autobuses de Madrid y Guadalajara por decisiones empresariales de la matriz de ALSA. Durante casi un mes nos hemos visto afectados miles de usuarios en la Comunidad de Madrid.

Lo que me llama la atención, ahora que han dado por finalizado el periodo de huelga, es que una de las condiciones que siempre ponen los convocantes, y suelen aceptar en las empresas, corresponde a todos los expedientes disciplinarios abiertos por causas de violencia, coacción o intimidación, y/o incumplimiento de los servicios mínimos establecidos. Ocurre automáticamente, al final de las negociaciones de cualquier proceso, la exigencia del archivo de esas denuncias por violencia.

Personalmente creo que es una decisión muy negativa, ya que pese a todas los derechos que tienen los Trabajadores, los expedientes disciplinarios por motivos de violencia, intimidación o similares deberían pasar obligatoriamente por un juzgado o las denuncias ante las Fuerzas de Seguridad del Estado; así no podrían quedar impunes esos delitos. Un derecho de huelga, protesta o manifestación no es una barra libre para que la violencia forme parte de aquel.
De nuevo pongo el ejemplo de la reciente huelga de autobuses. Yo mismo he podido comprobar cómo la violencia de determinadas personas, en forma también de sabotaje, ha inutilizado a varios autobuses, e incluso ha provocado heridas a usuarios que han recibido pedradas o trozos de cristal rotos, debido a las piedras lanzadas desde el exterior de los autobuses.

No es admisible y tendría que haber un impedimento legal para que esos expedientes se cerrarán, sin ni siquiera ser investigados, y los infractores / delincuentes, sancionados por ello.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. viejecita
    Abr 19, 2014 @ 15:55:16

    ¡ Muy bien don Hector !
    No siempre habla con su propia voz, pero cuando lo hace, se arriesga.
    ¡ Bravo !

    Responder

    • hdayala
      Abr 19, 2014 @ 16:05:58

      Muchas gracias doña viejecita.
      siempre me gusta tratar los temas desde un punto de vista diferente, sobre todo cuando afecta a mi vida diaria.
      A veces los comentarios surgen de las vivencias del día a día y no sólo de las grandes cifras o las ideas de los políticos o los medios de comunicación de turno, a los que siempre mueve el afán de tener sus ideas en boca de todos ya sea por publicidad o por ideología extrema, y nunca por el bienestar de la gente.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: