Búsqueda Activa de Empleo … vulgo Parado.


Aunque algunos de los que pasáis de vez en cuando por aquí ya lo sabéis, desde hace algo más de 2 meses estoy en Paro. Después de 16 años trabajando en la misma empresa, parece que de un día para otro lo que antes eran parabienes, se ha convertido en una falta de motivación y un cambio brusco en la vida profesional.

Hasta ahora no había escrito sobre el particular debido al shock por la situación, a disfrutar de unas semanas de relajación (que también se lo merece el cuerpo y la mente) y a la reflexión que todo ser humano ha de hacer cada cierto tiempo.

Aunque lo de ser parado no sienta bien, reconozco que me está sirviendo para poner al día mi “cabeza”: proyectos que te apetece abordar, el reciclaje profesional que nunca llegas a afrontar o incluso rescatar algunas aficiones que tenías olvidadas. Es evidente que quiero volver a trabajar, encontrar un empleo que me haga ser y sentir útil y que parezca que la rutina vuelve a mi vida. Eso sí, he podido darme cuenta de algunas carencias que han de ser subsanadas mientras tanto.

La asignatura pendiente de muchos españoles es el Inglés; pese a que se dice que no solemos hablarlo, precisamente es la conversación lo que más demuestra tus conocimientos de un idioma. Otro de los puntos débiles es la falta de formación durante todos estos años, máxime en el sector de la Informática, que está en constante evolución.

 

Anuncios

El análisis de las cifras del paro


Todos los meses, el día 2 ó 3, se conocen las cifras de paro, que son publicadas por el Ministerio de Empleo.
Cada vez que eso ocurre se producen las habituales ruedas de prensa en las que los distintos agentes sociales (partidos políticos, asociaciones empresariales o sindicatos) analizan las cifras anteriormente compartidas por el Ministerio.
Es habitual en estos casos que la izquierda y los sindicatos, pase lo que pase, hagan una lectura siempre negativa de los datos publicados. Les da igual que baje el paro, que suba el número de cotizantes o que los jóvenes tengan más oportunidades laborales.
A ellos sólo les interesa que el gobierno comunique malas noticias, pues lo contrario sería para ellos el contrapunto a la supuesta beneficencia del mal llamado Estado del Bienestar. Es lamentable que cuando se produce una buena noticia sólo se alegren si ello es en su propio beneficio.
Resulta un cinismo escuchar a quien fue ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, analizar las últimas cifras del mes de diciembre (en las que recordemos que bajó el paro tanto mensual como anual). Critica sin venir a cuento las cifras positivas que se han producido; recordemos que en su época de ministro se destruyó buena parte del tejido empresarial de España.
Las caras que tenían los representantes de los sindicatos también era un poema, pues no se creía que con un gobierno que no fuera de izquierdas se pudiera crear empleo, aunque fuera poco y efectivamente bastante precario.

A %d blogueros les gusta esto: